Casaldomar

Vieira e Carril Galicia

Qué Galicia está de moda, es cierto, no hace falta más que escuchar lo bien que ha comido tu compañero de oficina en sus últimas vacaciones o el trato recibido en aquel pueblo marinero, perdido en una de las tantas rías que bañan la costa galaica.

A mí, como a todo buen gallego, la “terriña” me tira, y en cuanto me hablaron de Casaldomar, no tuve duda alguna, agarré mi maleta, mi gopro, mi ganas de volver a casa y mi chaqueta para las noches gallegas, que sí, refresca,  y allá me fui!

Terraza de una de las habitaciones con vistas al jardín y a la Isla de Cortegada
Terraza de una de las habitaciones con vistas al jardín y a la Isla de Cortegada

Carril, donde se encuentra este hermoso Casal lleno de historia, es pequeño municipio pesquero situado en la Ría de Arousa confrontando a la bella Isla de Cortegada. Esa isla repleta de bosques con olor a laurel, donde Alfonso XIII pensaba establecer su retiro veraniego, conforma el precioso paisaje que puedo contemplar desde mi  habitación situada en el ático del Casal, donde antiguamente vivían las doncellas.

Vistas de La Isla de Cortegada desde la habitación situada en el ático del Casal
Vistas de La Isla de Cortegada desde la habitación situada en el ático del Casal al anochecer.

 

Nada más llegar allí estaba Manuel,  hoy uno de los dueños de este precioso lugar, que junto a sus hermanos son los mejores anfitriones para enseñarte todos y cada uno de los recovecos del Casal y sus alrededores.  Ellos hacen que te transportartes con sus historias a la época en la que Don Juan de Borbón y el Alcalde de Villagarcía por aquella época, padre de Manuel, compartían plácidamente una buena mariscada mientras establecían las primeras conexiones para buscar la mejor manera de gestionar la Isla de Cortegada, que en aquel tiempo estaba en manos del exiliado Borbón.

La isla es hoy día parte del Parque Nacional de las Illas Atlánticas junto a otras Islas tan conocidas como las Islas Cíes, en la Ría de Vigo o las Islas Ons, en la de Pontevedra.

Salón principal del Casal donde se desayuna en la misma mesa con los demás huéspedes del hotel, perfecto para socializar.
Salón principal del Casaldomar.

 

Jardines del Casal do Mar junto al típico Hórreo y los viñedos
Jardines del Casaldomar junto al típico Hórreo y los viñedos

A escasos metros del puerto de Carril se encuentra Casaldomar, una casa señorial situada a escasos 20 metros del mar, punto de partida perfecto para descubrir Santiago de Compostela y todas las Rías Baixas gallegas. Lugar donde alejarse del estrés y acercarse un poco más a eso que llama hoy en día el “slow life”. Piérdete en sus jardines, camina entre sus cepas de Albariño y descansa en una de sus habitaciones, todas con un diseño único y diferente.

Paseando por los jardines y viñedos de Casal do Mar
Paseando por los jardines y viñedos de Casaldomar.

 

Ático del Casal do Mar, cómodo y acogedor. Se acceden a través de unas escaleras de caracol
Ático del Casaldomar, cómodo y acogedor. Se accede a través de unas escaleras de caracol y tienes unas vistas espectaculares.

Pero si hay algo que me haya gustado en especial aparte de todo lo mencionado, es el trato humano.  La sonrisa y amabilidad con la que Ismael te servía el desayuno haciéndote sentir como un verdarero rey, lo siento Don Juan, no tiene precio.  Al igual que no lo tiene la posibilidad de conocer personas que al igual que tú recorren Galicia, unos llegando desde argentina para reencontrarse con su pasado u otros a los que le brillan los ojos cuando te cuentan lo mucho que disfrutan de un paisaje y una tierra tan distinta como la suya, Valencia.

Definitivamente, Casaldomar ha sido una experiencia perfecta para escapar de la ciudad y disfrutar de la gastronomía, los paisajes y sus gentes.

Nos vemos pronto Galicia!

Sergio Couto

Barcas de pescadores locales en el puerto de Carill.
Barcas de pescadores locales en el puerto de Carril.

Deja un comentario